México - Español

Detalles

  • Tipo: Artículos de opinión
  • Fecha: 01/02/2012

Artículos de Opinión

articulos
El análisis de los profesionales de KPMG

Precios de Transferencia: Potencial impacto en México de los cambios internacionales 

Por: Teresa Quiñones
Socia de Precios de Transferencia de
KPMG en México

 

Los Precios de Transferencia (PT) son una herramienta fiscal que, con base en las funciones realizadas, riesgos asumidos y activos utilizados por una empresa, analiza si las transacciones que dicha empresa realizó con sus partes relacionadas son consistentes con el principio arm´s length, es decir, si dichas transacciones entre partes relacionadas se pactaron como si hubieran sido celebradas entre terceros independientes. Específicamente, a través de los PT se analiza el valor de bienes, servicios, operaciones financieras, o propiedad intelectual que se transfiere entre compañías del grupo ubicadas en un mismo país o en jurisdicciones fiscales diferentes.

 

Por lo anterior, es una herramienta vital tanto para los contribuyentes y grupos corporativos para que, a través de un análisis detallado, reduzcan su tasa efectiva de impuestos, así como para las autoridades fiscales, que a través de auditorías tratan de incrementar su recaudación fiscal.

Por ejemplo, a través de una reducción en el precio de adquisición controlado[1] o un incremento en el precio de venta controlado de una entidad residente en una jurisdicción fiscal con una tasa de impuestos más baja, los grupos multinacionales pueden reducir su tasa efectiva de impuestos.

 

Los PT en México y el mundo

En el presupuesto de 2010, el Presidente estadounidense Barack Obama propuso una campaña agresiva de cumplimiento en materia fiscal que consideraba reducir la tasa impositiva a la vez que se cerraban los gaps fiscales que permitían a las corporaciones reducir su tasa fiscal, especialmente, los gaps relacionados con PT.

Con la situación económica actual, los aspectos recaudatorios se vuelven imprescindibles ya que las políticas gubernamentales consideran la reducción del gasto público, el incremento de ciertos impuestos o una combinación de ambos. Para ello, por ejemplo, Portugal ha anunciado un énfasis adicional en las revisiones en materia de PT. Asimismo, en España el objetivo es reducir el gasto en 8,900 millones de euros y recaudar 6,000 millones de euros a través del alza temporal, durante dos años, de algunos impuestos. En el caso del resto de los países de Europa, el objetivo es similar ya que se necesita reducir el déficit. 

En este contexto global, no podemos perder de vista el hecho de que las regulaciones o actuaciones en materia de PT de una autoridad fiscal pueden tener un impacto directo en las consecuencias en la recaudación de otras autoridades fiscales. En el caso de México, habría que considerar que cualquier regulación agresiva en materia de PT o auditoría en la materia en compañías ubicadas en los países de los principales socios comerciales de México que tengan operaciones con subsidiarias o afiliadas en México, podría tener un impacto directo en la recaudación en el país.

Las autoridades fiscales mexicanas también están conscientes de esta situación, por lo que las planeaciones de sus auditorías podrían considerar también esta realidad mundial.

Por ejemplo, en 2008, Alemania estableció el “exit tax” mediante el cual imponía un “impuesto de salida” para las reestructuras fiscales que implicaran una reducción de la actividad de negocio en Alemania. Dicha regulación fue considerada en las auditorías de diversos países fiscales, incluido México, sobre todo en lo relacionado con las reestructuras de negocios de empresas manufactureras a empresas maquiladoras.

En este entorno globalizado en el que existe gran interrelación entre las autoridades fiscales, el establecimiento correcto de políticas de PT resulta vital, ya que aunque las autoridades fiscales de las distintas jurisdicciones fiscales puedan tener regulaciones similares, sus objetivos siempre van a ser opuestos cuando se trata de transacciones entre empresas del grupo.

 

¿Qué son las partes relacionadas?

De acuerdo a la legislación mexicana (artículo 215 de la Ley del Impuesto sobre la Renta) para efectos de PT se considera que dos o más personas son partes relacionadas, cuando una participa de manera directa o indirecta en la administración, control o capital de la otra, o cuando una persona o grupo de personas participe directa o indirectamente en la administración, control o capital de dichas personas.

 

También se consideran partes relacionadas los integrantes de las asociaciones en participación, así como aquellas personas incluidas en los primeros conceptos de partes relacionadas. Igualmente son partes relacionadas de un establecimiento permanente, la casa matriz u otros establecimientos permanentes de la misma, así como las personas antes mencionadas y sus establecimientos permanentes.

 

Finalmente, salvo prueba en contrario, se presume que las transacciones celebradas entre residentes en México y sociedades o entidades sujetas a regímenes fiscales preferentes han sido efectuadas entre partes relacionadas y los términos y condiciones de dichas transacciones no son consistentes con los que hubieran pactado terceros independientes en situaciones comparables.

 

##

 

Nota: Las ideas y opiniones expresadas en este escrito son de la autora y no necesariamente representan las ideas y opiniones de KPMG en México.

 

 

Contactos

Si deseas concertar una entrevista con los asesores, favor de contactar a:

 

Jessica Alarcón

Gerente de Comunicación Corporativa

Tel.: 5246 8491

 jessicaalarcon@kpmg.com.mx

 kpmgcomunicacion@kpmg.com.mx

 

Jessica Sánchez

Supervisora de Comunicación Corporativa

Tel.: 5246 8328

 jessicasanchez@kpmg.com.mx