México - Español

Detalles

  • Tipo: Artículos de opinión
  • Fecha: 06/11/2012

Artículos de Opinión

articulos
El análisis de los profesionales de KPMG

Crédito fiscal para maquiladoras 

 

Por: Jesús Castillo,

Socio de la Práctica de Impuestos y Legal

Mario Hernández,

Socio Líder del segmento IMMEX

de KPMG en México

asesoria@kpmg.com.mx

Visita: www.delineandoestrategias.com

 

Las empresas del sector maquilador pueden resultar descapitalizadas cuando invierten en activos fijos, por lo que deben considerar que actualmente existe la opción de acceder a un crédito fiscal en materia de Impuesto sobre la Renta (ISR), el cual se puede acreditar contra el citado gravamen que les corresponde pagar conforme al régimen fiscal correspondiente.
Dado lo anterior y tomando en cuenta que actualmente diversas empresas maquiladoras tienen la necesidad de actualizar, incrementar o invertir en activos que utilizan en la producción de bienes, vale la pena considerar la opción que ofrece el artículo 277 del reglamento de la Ley del ISR, el cual regula el citado crédito fiscal.

 

En términos generales, el crédito fiscal equivale al monto del ISR que dejarían de pagar si dedujeran a valor presente las inversiones en activos fijos, incluso cuando se utilicen dentro de las áreas metropolitanas y de influencia del Distrito Federal, Guadalajara y Monterrey.

 

Es importante destacar, que dicho crédito sólo aplica a las nuevas inversiones en bienes de activo fijo, ya sean los propios o propiedad de residentes en el extranjero y que se utilicen en la operación de maquila.

 

Sin embargo, dicho crédito fiscal solamente es un financiamiento porque anualmente la maquiladora tendrá que incrementar el ISR del ejercicio en un monto, que en términos generales equivale al ISR sobre la depreciación anual de los bienes por los que se ejerció determinar el crédito fiscal que nos ocupa. Es decir, en el transcurso de los años se revierte el beneficio de este crédito, de ahí que, en términos generales, se trata de un financiamiento.

 

Adicionalmente, debe considerarse que la maquiladora solamente tendrá el beneficio del crédito fiscal en el año que se realice la inversión, pudiéndolo aplicar contra pagos provisionales del ejercicio, el ISR del año, o en ejercicios posteriores hasta agotarlo.

 

También es de tomarse en cuenta, que el ejercer el crédito que nos ocupa no limita a la maquiladora a deducir la depreciación de los activos por los que se ejerza la citada opción.

 

Por otra parte, la aplicación de este crédito implica que las maquiladoras observen, entre otros requisitos, los siguientes:

 

a) Se consideran bienes nuevos los usados por primera vez en México, incluyendo los que sean propiedad de los residentes en el extranjero, siempre que dichos activos se utilicen en la operación de maquila de la empresa de que se trate

 

b) Se deberá llevar el registro de los bienes por los que se aplica el crédito y mantenerlo durante los 10 años siguientes a aquel en el que se hubiera terminado de adicionar el impuesto con los efectos de reversión antes indicados

 

c) Cuando la empresa maquiladora se liquide, fusione, escinde o venda el bien por el que determinó el crédito fiscal, deberá reportar el impuesto correspondiente determinado conforme a las disposiciones fiscales aplicables

 

Por otra parte, es importante tomar en cuenta que este crédito no es aplicable al Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), por lo que antes de ejercer esta opción es necesario que también se evalúen los efectos en este gravamen, toda vez que se esperaría que el ISR sea menor.

 

En conclusión, la aplicación de este crédito fiscal en las empresas maquiladoras que realizan inversiones en activos fijos nuevos puede ser de mucha utilidad, ya que les otorga un financiamiento en el año en que se realiza la inversión, pero se debe prever la consecuencia de que al aplicarlo posteriormente se revertirá el beneficio mediante el incremento del ISR en cada ejercicio.

 

Además, es relevante destacar que deben evaluarse en conjunto los efectos del ISR e IETU, lo que conlleva en cada caso a resultados distintos y de ahí la recomendación de revisar los posibles escenarios.

 

De igual forma, este crédito fiscal ofrece la ventaja de que para ejercerlo no debe realizarse ningún trámite o desembolso, sólo deben cubrirse ciertos requisitos, mientras que para acceder a otras fuentes de financiamiento implica trámites particulares consistentes en proveer diversa información, gastos y una inversión considerable de tiempo. También, el costo financiero pudiera resultar mayor, ya que aún y cuando se tiene que revertir el beneficio en el transcurso de los años, incluyendo la inflación, ésta tradicionalmente es mucho menor que las tasas de financiamiento del mercado.

 


Nota: Las ideas y opiniones expresadas en este escrito son de los autores y no necesariamente representan las ideas y opiniones de KPMG en México.

 

 

Contactos

Si deseas concertar una entrevista con los asesores, favor de contactar a:

 

Jessica Alarcón

Gerente de Comunicación Corporativa

Tel.: 5246 8491

 jessicaalarcon@kpmg.com.mx

 kpmgcomunicacion@kpmg.com.mx

 

Jessica Sánchez

Supervisora de Comunicación Corporativa

Tel.: 5246 8328

 jessicasanchez@kpmg.com.mx