Detalles

  • Servicio: Auditoría, Corporativo
  • Tipo: Nota de Prensa
  • Fecha: 19/02/2013

El 68% de los empresarios baleares sitúa después de 2015 la salida de España de la crisis 

Según el V Informe ‘Perspectivas Baleares’ de KPMG, basado en las opiniones de los principales directivos de la Comunidad.

 

  • La percepción es algo más positiva en el caso de las Islas, donde el 22% espera que sea en 2013.
  • El 68% de los directivos se vió obligado a realizar ajustes en sus empresas durante 2012, principalmente de reducción de costes.

El 68% de los directivos de Balares no espera una recuperación real de la economía española hasta pasado 2015. Sólo el 10% espera ver brotes verdes en 2013. La percepción es algo más positiva en el caso de Baleares, donde el 22% espera mejoría este mismo año, aunque la mayor parte (42%) cree que será una vez finalizado 2015 cuando las Islas consigan superar la recesión.

 

Esta es una de las principales conclusiones que se desprende del V Informe ‘Perspectivas Baleares’ de KPMG, basado en las opiniones de los principales directivos de la Comunidad.

 

En general, la mayoría de los encuestados califican la situación actual de la economía española como negativa, ya que el 83% la definen como mala o muy mala. También en este punto, son algo más optimistas en el caso de Baleares, ya que el porcentaje que percibe la situación de las Islas como mala o muy mala desciende hasta el 59%. La mayor parte de los directivos, además, cree que la situación se mantendrá igual a un año vista, tanto en el caso de España (46%), como en el de Baleares (53%). Aún con estas malas perspectivas, las expectativas son algo mejores que en 2011. Esta ligera mejoría es consistente con la buena temporada turística registrada en 2012, que alcanzó el record de visitantes extranjeros a nivel nacional, con más de 10 millones de visitas a Baleares.

 

“A pesar de la coyuntura económica actual, el sector turístico es a día de hoy uno de los más estables de nuestra economía, tanto en España como en las Islas, y esto es lo que motiva a que el empresariado balear sea más optimista. Pese a ello, hay que seguir mejorando nuestro producto turístico, hay que innovar y diversificar en actividades de creación de valor y esto será la clave para un crecimiento sostenible en nuestra economía.”, afirma Eliseo Llamazares, director de Auditoría de la Oficina de Baleares de KPMG en España.

 

Sensación de estancamiento

 

Prácticamente la mitad de los encuestados percibe como mala o muy mala la situación del sector en el que opera su empresa y la inmensa mayoría cree que se mantendrá igual en el plazo de seis meses o un año (68% y 71%, respectivamente).

 

A la hora de definir la situación actual, el 51% los encuestados afirma que su sector atravesó en 2012 por un proceso de contracción y reajuste, mientras que el 20% hablaba de recesión. De cara a 2013, la percepción mejora y sólo el 5% habla de posible recesión, mientras que el 44% cree que continuará el proceso de contracción y reajuste en su sector. El 39% cree que la situación vendrá marcada por una estabilización de sus sectores. Sólo el 12% prevé una ligera recuperación.

 

Por sectores, el 67% de los empresarios de la construcción balear espera una estabilización de la situación en los próximos seis meses, a pesar de que todos ellos califican la situación actual como mala o muy mala. Este dato deja entrever que el sombrío panorama del sector podría estar a punto de tocar fondo ya que, el 33% cree que incluso mejorará en un año.

 

Esta visión optimista de los directivos de la construcción contrasta con la del sector turismo, en el que el 35% asume que 2013 será peor que el pasado año, sobre todo por la vuelta de la zona euro a la recesión.

 

En el caso del Sector Público, la opinión se divide entre los que esperan que el sector se mantenga y empeore (50% cada uno) tanto en el plazo de seis meses como en el de un año.

 

Inversión e internacionalización

 

Los directivos de la construcción se dividen equitativamente entre los que creen que crecerá, se mantendrá o disminuirá. En el sector público aumenta el pesimismo y el 50% espera una reducción de las inversiones, mientras que la otra mitad cree que se mantendrán igual. En el sector turístico, el 53% cree que la inversión seguirá constante, frente al 35% que opina que aumentará y el 12% que considera que disminuirá.

 

En cuanto a las expectativas de internacionalización de sus empresas, ninguno de los encuestados de los sectores público o de la construcción espera hacerlo próximamente. Esto cambia en el caso del turismo, donde hasta el 47% de los directivos manifiesta su intención de expandirse en el exterior.

 

En lo que respecta a sus empresas, el 29% de los encuestados esperaba un aumento de la facturación de sus empresas a cierre del ejercicio 2012 y, además, el 67% cree que este crecimiento será mayor del 5%. El 37% cree que su nivel de facturación se mantendrá estable y el 34% que disminuirá, de los que el 57% espera que la caída sea mayor del 5%.

 

Ahorro de costes y ajustes de plantilla

 

El 50% de los encuestados afirma que no modificó su inversión en 2012, a pesar de que hace un año, el 37% pronosticaba una reducción. Este porcentaje se reduce ahora hasta el 24%, mientras que los que creen que su nivel de inversión se habrá visto aumentada a cierre de 2012 asciende hasta el 27%, y de ellos, el 73% espera que crezca más del 5%.

 

El 68% declara que en los últimos doce meses se ha visto obligado a realizar ajustes, que en el 45% de los casos se centraron en reducción de costes. Otras medida importante fue las reducción de plantilla, que alcanzó al 31%, nueve puntos porcentuales más que hace un año, mientras que el 13% tuvo que refinanciar su deuda.

 

“Pese a la difícil coyuntura, el 27% de los directivos espera intensificar su expansión internacional y el 28% prevé como posibles destinos la Unión Europea y Estados Unidos, aunque ganan fuerza otros destinos como Latinoamérica, Norte de África, o los países emergentes integrados en los BRIC”, añade Llamazares.

 

Los empresarios encuestados se han visto obligados a realizar cambios debido a la difícil situación económica y la internacionalización ha sido la estrategia escogida por el 15%. No obstante, el 38% afirma centrarse en el negocio principal, aunque gana importancia la innovación, tanto en productos (29%) como en procesos (14%).

 

En cuanto a la nueva normativa turística regional y estatal, el 78% cree que no afectará a la economía balear. Sólo el 12% espera una influencia negativa, mientras que el 10% cree que ayudará a potenciarla.

 

 

 

Para más información:

Comunicación KPMG

Telf. +34 91 456 34 00

prensa@kpmg.es

www.kpmg.es

 

 
Share content

Suscríbete a nuestros feeds RSS