Detalles

  • Sector: Información, Comunicación y Ocio, Comunicaciones y Medios, Tecnología y Turismo
  • Tipo: Nota de Prensa
  • Fecha: 04/03/2013

Un 70% de los directivos de empresas que han implantado la nube confirma eficiencias significativas y ahorro de costes 

Según el estudio de KPMG “The cloud takes shape

 

  • El 28 por ciento afirma que la velocidad a la que pueden migrar a la nube es una razón importante para implantarla; el 27% destaca la capacidad de la misma para entrar más rápido en nuevos mercados.
  • Más de un tercio de los encuestados señala que va a migrar sus operaciones básicas de abastecimiento y compras, cadena de suministro y logística a la nube en los próximos 18 meses.
  • La seguridad, la fiscalidad y la regulación son los principales motivos de preocupación de las empresas a la hora de implantar la nube.
  • Para alcanzar todo el potencial de su inversión, la adopción de la nube en las organizaciones debe realizarse a la par que el rediseño de los procesos de negocio.

Un 70% de los directivos que ha implantado la nube en su organización afirma que conlleva eficiencias y ahorros de costes y sólo un 6% está en desacuerdo con esta afirmación, según el informe de KPMG ‘The cloud takes shape’, que revela que, a pesar de las complejidades que están surgiendo, los directivos siguen convencidos de que las ventajas de la adopción de la nube superan con creces cualquier problema que surja durante la implantación de la misma.

 

Junto a este punto, y aunque la reducción de costes sigue siendo la razón principal para la adopción de la nube, según casi el 50 por ciento de los encuestados, el 28 por ciento comenta que la velocidad a la que pueden migrar a la nube es importante, como también lo es la capacidad de la nube para hacer posible una entrada más rápida en nuevos mercados (27 por ciento) y la transformación de procesos de negocio (22 por ciento).

 

“Conseguir un ahorro real de costes gracias a la nube significa más que un simple cambio de costes fijos a costes de explotación; el mayor ahorro de costes, y lo que es más importante, las ventajas transformadoras para el negocio, se derivará de resultados a más largo plazo como, por ejemplo, procesos más eficaces y modelos operativos más flexibles”, comenta Ignacio Faus, socio responsable de Tecnología y Business Services de KPMG en España.

 

“A medida que la nube consiga más reconocimiento como herramienta estratégica del negocio, empezaremos a apreciar que la función del máximo responsable de TI-Tecnologías de la Información- (CIO, por sus siglas en inglés) pasa a ser más importante que nunca en su calidad de intermediario de la integración del negocio tanto a nivel comercial, de procesos y técnico”, señala Ignacio Faus.

 

Por otro lado, el 33 por ciento de los directivos afirma que los gastos de implantación de la nube han sido mayores de lo que esperaban y un porcentaje similar manifiesta que integrar los servicios en la nube con su infraestructura de TI existente ha sido particularmente difícil.

 

Los retos nuevos y emergentes que plantea la nube

 

Las empresas están empezando a entender con más claridad los aspectos de la nube que pueden mejorar o deteriorar significativamente la capacidad de la organización para disfrutar de las ventajas de su adopción. Los principales retos a los que se enfrentan son:

 

Seguridad: los directivos son conscientes de que la adopción de la nube debe aumentar y no reducir la seguridad. Reconocen que la única manera de abordar este reto consiste en trabajar de forma más estrecha con el área de TI para desarrollar un enfoque conjunto sobre la seguridad de la nube, con el fin de garantizar que las soluciones y servicios de sus proveedores sean fiables y estén protegidos.

 

Muchas empresas están demostrando una mayor confianza en la seguridad de la nube; más de uno de cada tres encuestados manifiesta que va a migrar a la nube sus operaciones básicas de abastecimiento y compras, cadena de suministro y logística en los próximos 18 meses.

 

“La seguridad sigue siendo un importante motivo de preocupación para los responsables de negocio y de TI, pero muchos están aumentando rápidamente la confianza depositada en sus proveedores de servicios”, comenta Ignacio Faus. “Ahora se está estudiando la migración de funciones que, hasta hace poco tiempo, eran consideradas demasiado sensibles o complejas”, añade el socio de KPMG.

 

Regulación: tan solo el 18 por ciento de los encuestados considera la regulación un problema, pero puede deberse, según los autores del informe, a un exceso de confianza, puesto que posiblemente las organizaciones están aún empezando a prepararse para las complejidades que van a surgir con la exigencia de un mayor cumplimiento regulatorio “No va a pasar mucho tiempo hasta que los reguladores empiecen a aplicar nuevas normas que afecten al modo en que las organizaciones globales utilizan la nube”, confirma Ignacio Faus.

 

En este sentido, un 24 por ciento de los encuestados afirma estar analizando el uso de entornos “privados” en la nube como un medio para abordar los nuevos retos regulatorios.

 

Fiscalidad: según el estudio, el 35 por ciento de directivos encuestados considera la estructura fiscal otro asunto clave a tener en cuenta para la adopción de la nube. Al mismo tiempo, muchos de ellos indican que sus organizaciones están preparadas para superar el reto que supone la incertidumbre de las implicaciones fiscales, a medida que siguen migrando más operaciones de negocio a la nube.

 

El diseño de los procesos de negocio es clave en la implantación de la nube

 

De acuerdo a las conclusiones del informe de KPMG, a medida que se desarrolla el mercado de servicios en la nube, las empresas empiezan a ser conscientes de los detalles técnicos que se necesitan para su adecuado funcionamiento. Se ha constatado que las organizaciones están haciendo un mayor hincapié en rediseñar correctamente los procesos de negocio, facilitando los métodos de cambio apropiados e introduciendo mejoras en el modelo de negocio.

 

“Otro aspecto que pone de manifiesto el estudio es que el rediseño de los procesos de negocio debe realizarse a la par que la adopción de la nube si las organizaciones pretenden alcanzar todo el potencial de su inversión en este tipo de servicios”, indica Ignacio Faus. “Los directivos han descubierto que el rediseño de procesos simultáneos es esencial para abordar las complejidades que suelen surgir en las fases de implantación y explotación de servicios en la nube”, concluye el portavoz de KPMG.

 

 

 

Para más información:

Comunicación KPMG

Telf. +34 91 456 34 00

prensa@kpmg.es

www.kpmg.es

 

 
Share content

Suscríbete

Suscríbete a nuestros contenidos y recibe alertas cuando publiquemos actualizaciones en nuestro sitio web.

 

¿Ya eres miembro? Inicia sesión

 

¿Aún no eres miembro? Regístrate

Suscríbete a nuestros feeds RSS