Detalles

  • Servicio: Advisory, Forensic, Risk Consulting, Forensic
  • Tipo: Nota de Prensa
  • Fecha: 03/02/2014

La banca intensifica sus esfuerzos contra el blanqueo de capitales 

Según una reciente encuesta de KPMG a directivos de bancos mundiales,

 

  • Un 84% considera el blanqueo de capitales un área de alto riesgo en caso de incumplimiento normativo.
  • Aunque los costes asociados a implementar las medidas regulatorias aumentan, las entidades financieras tienen previsto invertir más.

La atención que está prestando la alta dirección de las entidades financieras a los retos relacionados con la prevención del blanqueo de capitales (Anti Money Laundering, por sus siglas en inglés) ha alcanzado sus máximas cotas, según la última encuesta de KPMG en la que han participado 317 profesionales de AML y de cumplimiento normativo de los principales 1.000 bancos globales. Nueve de cada diez participantes (88%) afirma que las cuestiones relativas a AML vuelven a ser prioritarias en las agendas de la alta dirección y no se han visto relegadas por otras prioridades, como ha sucedido en estudios similares durante los últimos diez años (se ha producido un incremento desde el 62% de encuestados de 2011). Igualmente, un 84 % afirma que el blanqueo de capitales es considerada un área de alto riesgo en las entidades, dato que viene respaldado por la gravedad e importancia que la alta dirección atribuye a los incumplimientos normativos.

 

“La prevención del blanqueo de capitales nunca ha tenido tanta prioridad en la agenda de la alta dirección de las empresas; estamos en un momento en el que las sanciones alcanzan los miles de millones de euros y las medidas de regulación pueden suponer verdaderamente la pérdida de la licencia bancaria”, afirma Enric Olcina, socio responsable de la práctica de Prevención del Blanqueo de Capitales de KPMG en Europa, Oriente Medio y África. "Las entidades financieras están introduciendo cambios significativos en respuesta a las regulaciones globales en materia de AML con un alcance cada vez mayor, como son la revisión de las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional sobre el blanqueo de capitales y el impacto causado por la Ley de Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras (FATCA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos. Estas iniciativas han cambiado rápidamente el panorama de AML, que ha pasado de ser una función aislada dependiente de la de cumplimiento normativo a tener un enfoque cada vez más complejo y global que se extiende a cuestiones jurídicas, de riesgo, operaciones y fiscales".

 

El coste que supone el cumplimiento normativo se sigue subestimando

 

Si bien los continuos cambios regulatorios constituyen un enorme reto para las firmas de servicios financieros, la mayoría de ellas tiene previsto aumentar su inversión. De hecho, los costes asociados al cumplimiento normativo siguen aumentando a un ritmo medio del 53% en las entidades bancarias, dato que supera la previsión de 2011, que señalaba un aumento del 40%.

 

Las tres áreas principales donde se ha invertido el presupuesto de AML son: sistemas de monitorización de transacciones sospechosas; revisiones de expedientes de clientes; actualizaciones y mantenimiento; y contratación. Sin embargo, la satisfacción en lo que respecta a los sistemas de monitorización de transacciones es escasa; el 35% de los encuestados ha señalado que su sistema no es eficaz ni eficiente y poco más de la mitad confirma que su sistema es capaz de proporcionar una imagen completa al efectuar un seguimiento de las transacciones en distintos negocios y jurisdicciones.

 

Una previsión de costes precisa es vital para la toma de decisiones, pero sigue siendo un aspecto difícil de gestionar debido, en parte, a la evolución y cambios en la regulación y a la rapidez con que se espera la implantación de las nuevas normas. Es probable que la alta dirección siga subestimando el gasto en AML a menos que se aprendan las lecciones derivadas de errores pasados.

 

El enfoque de la regulación es fragmentado e incoherente

 

Dado el volumen de cambios en la regulación, se están planteando preguntas sobre si es posible que una entidad financiera global ejecute un programa de AML que cumpla todos los requisitos. Cuatro de cada diez encuestados (43%) indica que una relación más estrecha con los reguladores sería un cambio de enfoque apreciado, algo que sólo apoyaba el 14% en 2011. Pero existen diferencias de criterio por regiones:

 

  • Los directivos encuestados de Europa Occidental y América son los más interesados en recibir directrices adicionales sobre la regulación.
  • Sin embargo, una cuarta parte de los encuestados de la región de Asia-Pacífico preferirían un enfoque menos prescriptivo, posiblemente debido a la dispersión geográfica de esta zona y los correspondientes requerimientos, numerosos y en ocasiones contradictorios.
  • En Oriente Medio y África, la alta dirección aspira a una mayor cooperación internacional para propiciar la coherencia de enfoque y como método para aprender de sus homólogos en otros países.

 

La adopción de un enfoque de regulación sólido y coherente se señala como la máxima preocupación en materia de AML. Así un 84% de directivos asegura que el ritmo y el impacto de los cambios en la regulación son aspectos clave para sus operaciones. A pesar de un gasto anual que probablemente superará los 10.000 millones de euros en los dos próximos años, las entidades financieras siguen sin cumplir las expectativas de los reguladores. Los encuestados destacan que cumplir mínimamente con las obligaciones de la regulación ya no es suficiente para evitar problemas.

 

Otros aspectos destacados

 

  • A las organizaciones financieras les falta tiempo. El 16 % de directivos encuestados señala que no cumplirá las disposiciones de la ley FATCA en la fecha límite fijada por el IRS (Inland Revenue Service): julio de 2014.
  • La externalización y la deslocalización son tendencias en alza. Hasta la fecha, el 31% de los participantes ha recurrido a la externalización, y un 46 % a la deslocalización de parte de sus funciones de AML. Estos datos coexisten con la preocupación de la alta dirección respecto a una aparente falta de control y supervisión, preocupaciones sobre la confidencialidad de los datos o ausencia de ahorros en costes. La mitad de los participantes espera que esta práctica aumente en el futuro, cifra que contrasta con sólo el 20% que afirmaba lo mismo en 2011.
  • Las personas que han desempeñado funciones públicas, en el punto de mira. Las entidades financieras están más centradas que nunca en la necesidad de revisar con más rigor las transacciones realizadas por personas que han desempeñado funciones de carácter público, (PEP, por sus siglas en inglés), según demuestra el nivel de intervención de la alta dirección en el proceso de aprobación de este tipo de transacciones (el 82% de los encuestados aseguró que utilizaban esta práctica de aprobación en su organización).
  • El cumplimiento de las sanciones sigue siendo un tema por comprobar. Más del 70% de los participantes considera eficaces los sistemas de control de sanciones en su organización; no obstante, sólo el 42% señala que ha comprobado la eficacia del sistema en la fase de implantación.
  • Existe margen de mejora en la adopción de un enfoque regulatorio global. Solo el 32% de los encuestados que cuentan con una política global puede mantener la coherencia en sus filiales y sucursales de todo el mundo.

 

Enric Olcina concluye que “pese a algunos avances evidentes a la hora de afrontar los retos del siglo XXI que suscitan las amenazas de blanqueo de capitales, los reguladores y el sector de servicios financieros no han conseguido vencer a los delincuentes que se dedican al blanqueo de capitales y que están conectados a nivel global. Es esencial que los reguladores lleven a cabo un enfoque regulatorio coherente, pero también que impulsen una relación de trabajo más estrecha con profesionales de la industria con el fin de generar sinergias para que el blanqueo de capitales no quede impune".

 

Nota a los editores

 

Firma del año en prevención del blanqueo de capitales a escala global

 

KPMG International ha sido galardona con el premio a la Firma del año en prevención del blanqueo de capitales a escala global en 2014 por Finance Monthly; una publicación internacional que ofrece noticias, y análisis sobre temas de fondos, impuestos sobre sociedades, fusiones y adquisiciones y capital riesgo. El premio refleja la confianza en el sector y reconoce los méritos de las firmas que han logrado grandes avances al ganar y mantener clientes. Las firmas galardonadas han demostrado su excelencia en el servicio y una determinación invencible por adaptarse a un mercado cambiante.

 

Acerca de la encuesta

 

Los resultados de la encuesta se basan en las respuestas de 317 profesionales de AML y de cumplimiento normativo de los principales 1.000 bancos globales, según la edición de 2013 de The Banker Magazine, y de personas de contacto de KPMG en 48 países. El cuestionario se distribuyó en noviembre de 2013.

 

Acerca de la red de AML

 

Dentro de la estructura de KPMG, la red de AML consta de más de 350 profesionales en todo el mundo. KPMG ha asesorado en materia de AML a entidades a nivel internacional y ha intervenido en varios de los programas de transformación y implantación de modelos de prevención de AML recientemente. Ya sea ayudando a una entidad financiera que pretende mejorar su programa de forma proactiva o respondiendo de forma reactiva a las indicaciones de un órgano regulador, podemos proporcionar servicios para abordar muchos tipos de mejora de programas de AML que son el objetivo de la comunidad financiera en el mercado actual.

 

 

Para más información:

 

Comunicación KPMG

Telf. +34 91 456 34 00

prensa@kpmg.es

www.kpmg.es

 

 

Acerca de KPMG International

 

KPMG es una red global de firmas de servicios profesionales que ofrecen servicios de auditoría, fiscales, asesoramiento financiero y de negocio. Operamos en 155 países con más de 155.000 profesionales trabajando en las firmas miembro en todo el mundo. Las firmas independientes miembros de la red de KPMG están afiliadas a KPMG International Cooperative (“KPMG International”), sociedad suiza. Cada firma miembro es una entidad jurídica separada e independiente y cada una de ellas se describe como tal.

 

La información financiera indicada en estas páginas representa la información combinada de las distintas firmas miembro de KPMG que prestan servicios profesionales a clientes, y aparece combinada aquí únicamente a efectos de presentación.

 

KPMG International no presta servicios a clientes ni genera ingresos. KPMG Capital es un instrumento de inversión para que las firmas miembro de KPMG inviertan en soluciones y herramientas de datos y análisis. No está disponible para inversiones de terceros

 
Share content

Suscríbete

Suscríbete a nuestros contenidos y recibe alertas cuando publiquemos actualizaciones en nuestro sitio web.

 

¿Ya eres miembro? Inicia sesión

 

¿Aún no eres miembro? Regístrate

Suscríbete a nuestros feeds RSS