Detalles

  • Servicio: Advisory, Forensic
  • Tipo: KPMG information
  • Fecha: 27/02/2013

Perfil del fraude corporativo 

El reporte Fraud Barometer de KPMG reveló cuál es el perfil común del perpetrador de fraudes corporativos.
Hombre, entre 36 y 45 años, relacionado con el área financiera, con cargo gerencial o superior, con más de diez años en la compañía, y trabaja coludido con otro colega, es el perfil característico del defraudador.

El análisis conducido por KPMG sobre 348 investigaciones de fraude en 69 países arrojó que ése es el perfil común del perpetrador de fraudes corporativos. A pesar de este detallado perfil, detectar el delito dentro de una compañía es mucho más complejo.

El fraude es de hecho la pesadilla más recurrente en la administración, gerencia, y directorio de las organizaciones. De acuerdo a la publicación de KPMG Dataloss Barometer, tanto el monto involucrado como la ocurrencia de los fraudes perpetrados por empleados se ha incrementado un 10%.

En ese sentido, para evitar que el fraude dañe irremediablemente una organización, entregamos algunas señales de advertencia que podrían indicar que algún tipo de ilícito está siendo cometido.

De acuerdo a la investigación de KPMG, un perpetrador:

  • Evita tomar vacaciones
    Para evitar que sus colegas o superiores accedan e indaguen en su trabajo mientras está ausente, trabaja sin tomar vacaciones.

  • Rechaza injustificadamente ascensos o rotaciones
    El ascenso o la rotación son altamente deseados por la mayoría de los empleados. Sin embargo, si un ejecutivo rechaza tal ofrecimiento en más de una ocasión, podría ser un indicador de que algo irregular está pasando. Un empleado debe trabajar en equipo y con diferentes áreas pero si permanentemente insiste en trabajar solo, entonces tal comportamiento podría ser una señal de advertencia.

  • Disfruta de una vida ostentosa
    La codicia es una de las motivaciones básicas en el fraude. Viajes, fiestas, compras, lujo, entre otras actividades relacionadas con excesos de una vida ostentosa y opulenta pueden apuntar a señales de un comportamiento fraudulento.

  • Emplea mecanismos de defensa
    El perpetrador de un fraude permanentemente busca mecanismos de defensa para evitar cuestionamientos o indagaciones sobre su trabajo, actividades, decisiones, o rendimiento, desestimando cualquier supervisión o investigación. En el caso de ser sea auditado, entregará respuestas variables e inconsistentes.

  • Goza de inusuales atribuciones
    Dentro de una organización, los roles y responsabilidades están plenamente definidos. Precisamente la segregación de responsabilidades es un método disuasivo de fraude o corrupción. Sin embargo, cuando un empleado está envuelto en la toma de decisiones fuera de las injerencias propias a su cargo, es un indicador de exceso de poder que podría utilizar a su favor para llevar a cabo un actividad ilícita.

  • Justifica gastos excesivos
    Generalmente, los perpetradores de fraude inventan mecanismos para generar y justificar gastos excesivos y recurrentes con el fin de cubrir pérdidas. Para ello, evitan utilizar sistemas de análisis de costos.

  • Entrega discrepantes estados o informes financieros
    El reporte Dataloss Barometer reveló que el fraude a nivel gerencia ha crecido significantemente alcanzando un 55% de los casos. Uno de los engaños más comunes del perpetrador es alterar los informes financieros para distorsionar el real estado del negocio o de su gestión.

  • Logra un envidiable rendimiento
    Un crecimiento fuera de contexto puede ser muy atractivo en tiempos de crisis. Sin embargo, las cifras deben ser justificadas y detalladas si se alejan demasiado del rendimiento promedio de otros colegas o competidores.

  • Conserva un excesivo secretismo sobre su función y operaciones
    El perpetrador será siempre cauteloso y reservado. Mantendrá un excesivo secretismo sobre sus operaciones y evitará recurrentemente el escrutinio público, como revisiones de auditoría interna. Siempre considerará que son innecesarias e injustificadas.

  • Maneja varias cuentas bancarias
    Cuando las cuentas son malversadas, el perpetrador necesitará camuflar la falta de fondos. Inevitablemente, para evitar las sospechas, alterará los balances y traspasará fondos de una a otra. Rechazará revisiones sorpresa o aleatorias.


Recomendaciones

Cada vez más, los perpetradores utilizan nuevas e ingeniosas formas para lleva a cabo sus ilícitos. Por ello, tomar acciones preventivas reduce significativamente el posible daño causado al patrimonio y al prestigio de una organización.

Es posible disuadir el intento de fraude empleando alguna de las siguientes medidas:

  • Crear una sólida cultura de ética profesional
    Crear una cultura basada en la honestidad y decencia enfocada en la prevención del fraude especialmente en las áreas más vulnerables.

  • Emplear herramientas de detección temprana
    Diferentes mecanismos de detección temprana como entrenamientos preventivos, herramientas informáticas, y procesos de revisión son altamente efectivos para identificar posibles riesgos de fraude.

  • Investigar a fondo
    Muchas veces señales, comentarios, o denuncias, son desestimadas lo que finalmente agrava la situación. Por ello, es necesario definir un protocolo en donde las denuncias o sospechas de eventuales fraudes puedan ser investigadas y conducidas en forma criteriosa.

Para mayor información, puede :

 

Contacto

Para mayor información sobre nuestras publicaciones y artículos, puede contactarse con:

 

Comunicaciones Corporativas

Marketing y Comunicaciones

Tel: +(56-2) 798 1180